Contacto

SPMED

CIM Centro Integral de la Mama

Mitos y Realidades

Cáncer de mama – Realidades y mitos Manual MD Anderson

Mito: Una mujer tiene poco o ningún riesgo de cáncer de mama si no hay antecedentes de cáncer de mama. Realidad: Más del 75 % de las mujeres con cáncer de mama no tienen antecedentes familiares de la enfermedad. Simplemente el pertenecer al sexo femenino significa un riesgo para todas las mujeres

Mito: El cáncer de mama no ocurre en mujeres jóvenes. Realidad: El cáncer de mama es más común en mujeres mayores de 50 años pero puede ocurrir en mujeres de todas las edades.

Mito: Las mujeres con mamas grandes corren más riesgo de presentar un cáncer de mama. Realidad: El tamaño no tiene relación alguna con el riesgo de padecer un cáncer de mama, sin embargo a veces es más difícil examinar mama grandes o hipertróficas por que hay más tejido para ocultar un nódulo.

Mito: La lactancia impide que se desarrolle un cáncer. Realidad: La lactancia tiene muchos beneficios pero reduce muy poco o nada el riesgo de cáncer de mama.

Mito: Un golpe o traumatismo en la mama puede causar un cáncer de mama. Realidad: El cáncer no es causado por golpes, sin embargo cuando un cáncer ya se encuentra presente, con frecuencia se detecta por que la mujer toca sus mamas después de un traumatismo

Mito: Si el informe mamográfico es negativo no hay que preocuparse más. Realidad: Las mamografías no muestran del 10 al 15 % de los cánceres de mama. Cualquier masa sospechosa debe investigarse más a fondo con otros métodos asociados como la ecografía mamaria.

Mito: La radioterapia quema y destruye la piel de la mama. Realidad: Los rayo X usados para tratar el cáncer de mama pueden causar un enrojecimiento pasajero de la piel muy parecido a una quemadura de sol que puede aliviarse con un ungüento y disminuye después de completarse el tratamiento.

Mito: Las mujeres que reciben radioterapia deben evitar el contacto físico con amigos y familiares debido a las posibilidad de radiactividad. Realidad: La forma de energía de rayos X usada papa tratar el cáncer de mama no permanece en el cuerpo. Fuera de una sensibilidad leve al tacto en las áreas tratadas, no a hay razón para evitar el contacto físico con otras personas.

Realidades y mitos de la Sociedad Americana de Cáncer

Mito: El cáncer de mama se ha convertido en una epidemia entre las mujeres jóvenes. Realidad: A pesar de que existen más mujeres en riesgo, el 95% de los casos de cáncer de mama se producen en aquellas de 40 años o más. Más de 3/4 de los casos se presentan en mujeres de 50 años o más.

Mito: El cáncer de mama mata a más mujeres que cualquier otra enfermedad. Realidad: Muchas más mujeres norteamericanas mueren como resultado de cardiopatías y cáncer de pulmón. Además, las mujeres con cáncer de mama poseen una tasa de supervivencia de cinco años en un 96% de los casos si éste no se ha propagado en el momento del diagnóstico. Un diagnóstico prematuro se convierte en la clave para sobrevivir.

Mito: Las mujeres que no poseen un historial familiar de cáncer de mama no se encuentran en riesgo. Realidad: La mayoría de las mujeres a las que se les diagnostica cáncer de mama no poseen parientes cercanos con la misma enfermedad. Por esta razón, todas las mujeres tienen que seguir las recomendaciones de la Sociedad Americana de Cáncer.

Mito: Las mamografías son dolorosas. Realidad: Los mamógrafos modernos están diseñados para minimizar el grado de incomodidad, pero la compresión de la glándula mamaria resulta esencial para las mamografías de alta calidad. Como las mamas pueden estar más sensibles antes o después de la menstruación, se debe programar el examen para otro momento.

Mito: Los antitranspirantes y los sostenes con alambre causan cáncer de mama. Realidad: Este rumor se extendió con rapidez vía e-mail, pero ningún estudio ha demostrado que la utilización de antitranspirantes o de algún tipo de sostén aumentan el riesgo de sufrir cáncer de mama.

Mito: Detectar el cáncer de mama significa perder la glándula mamaria. Realidad: En un momento determinado, la mastectomía se convirtió en la terapia estándar. Hoy en día, sin embargo, existe más de una opción. La combinación de la la mastectomía parcial asociada a la radiación es lo que se realiza con mayor frecuencia.

Mito: Las mamografías son caras y los seguros no las cubren. Realidad: La mayoría de los planes de salud públicos y privados cubren estos exámenes. Debido a que cada plan es diferente, resulta recomendable revisar los detalles con antelación. Si no se dispone de ninguna cobertura, se deben investigar los programas de mamografías de bajo costo.