Contacto

SPMED

Urología Clínica Las Condes

Cirugía Laparoscópica

  • ¿En que consiste la cirugía laparoscópica?
  • ¿Qué patologías soluciona?
  • ¿En que casos se recomienda?
  • ¿Cuánto dura la operación?
  • ¿Cómo es la recuperación del paciente?

La cirugía mínimamente invasiva  (CMI) es transversal a las distintas especialidades quirúrgicas. Toda  cirugía efectuada en un paciente necesariamente produce un traumatismo  y eventuales secuelas. El objetivo principal de la CMI es producir el  mínimo traumatismo posible con igual eficacia y seguridad que una  cirugía convencional.

En urología, son múltiples  las situaciones en las cuales la cirugía es el principal o el único  tratamiento posible para resolver un problema de salud.

El Departamento de Urología de Clínica  Las Condes  tiene un equipo de médicos de reconocido prestigio, altamente  capacitado en cirugía laparoscópica.  En su vasta experiencia, se  destaca la seguridad ofrecida a los pacientes, exhibida en la baja tasa  de complicaciones y ausencia de mortalidad operatoria.

Los  procedimientos realizados, habitualmente de alta complejidad, han  pasado por una rigurosa evaluación y estandarización para disminuir al  mínimo las probabilidades de accidentes quirúrgicos. Estos mismos, son  avalados por la evidencia científica de publicaciones internacionales,  donde han participado activamente miembros del departamento de Urología  de Clínica Las Condes.

Cada paciente es evaluado  y se le recomienda la mejor opción de tratamiento en su caso personal,  donde habitualmente juega un rol importante la cirugía laparoscópica.

¿En qué  consiste la cirugía laparoscópica?

La  cirugía laparoscópica intenta replicar a la cirugía convencional, y se  lleva a  cabo a través de incisiones de un centímetro, disminuyendo en  forma dramática el traumatismo quirúrgico al paciente.  Así como los  instrumentos se introducen al abdomen, se hace lo mismo con una óptica  que magnifica en 20 veces la visión del cirujano, permitiendo realizar  un procedimiento con gran precisión.

La cirugía  urológica laparoscópica, por la posición retro peritoneal de los  órganos urinarios, implica una mayor exigencia técnica. Para acceder al  sitio de interés, primero se deben movilizar los órganos que ocupan el  abdomen o acceder directamente al espacio retro peritoneal, donde no  existe una cavidad, por lo que ésta debe ser creada para tener un  espacio de trabajo.

¿Qué  patologías soluciona?

Algunas  de las patologías que se tratan por esta vía son: tumores de las  glándulas suprarrenales, tumores renales en etapas localizadas  (haciendo nefrectomías radicales o parciales, dependiendo del tamaño  del tumor), malformaciones de la vía urinaria (como estenosis pielo  ureterales), vaciamientos linfáticos lumbo aórticos en cáncer de  testículo, quistes renales complejos, cistectomías parciales,  varicoceles laparoscópicos, entre otros.

¿En  qué casos se recomienda?

Actualmente,  esta cirugía es el estándar para las patologías mencionadas  anteriormente, las que deben ser realizadas por urólogos altamente  calificados para ofrecer seguridad a los pacientes.

¿Cuánto  dura la operación?

De  acuerdo con publicaciones internacionales, habitualmente los tiempos  quirúrgicos promedio son más prolongados en comparación con una cirugía  convencional.

En nuestra experiencia  registrada, exhibimos un tiempo quirúrgico e índice de complicaciones  sólo comparables con centros de referencia internacionales.  Para el  paciente, esto es un beneficio, dado el menor tiempo anestésico al que  está siendo sometido.

¿Cómo  es la recuperación del paciente?

Una  de las características principales de la cirugía laparoscópica es la  rápida recuperación integral de los pacientes. Esto se refiere no sólo  a un periodo de hospitalización más breve, sino también a un retorno a  las actividades habituales en un tiempo significativamente menor que  con la cirugía convencional.